Cómo hablar con las sobrevivientes

Por qué es importante saber cómo hablar con las sobrevivientes

Las personas que no están entrenadas para hablar con sobrevivientes suelen decir algo equivocado aunque tengan buenas intenciones. Algunas personas no entienden que la violencia en línea es igual que la violencia fuera de línea y que a veces puede tener incluso mayor impacto. Las personas sobrevivientes se enfrentan muchas veces a la misma situación de trauma psicológico y se encuentran frente a verdaderos peligros en ambas instancias. Por lo tanto, es importante hablar con las sobrevivientes en un entorno seguro, generar confianza, utilizar el respeto y evitar juicios y suposiciones.

Es útil tener una formación adecuada sobre los tipos de violencia relacionada con la tecnología y sus dinámicas, además de saber proteger la privacidad y los datos. Puedes informarte más sobre cómo proteger la privacidad, mantener el anonimato y almacenar datos en la cartilla informativa de ¡Dominemos la tecnología!

Qué cosas hay que tener en cuenta

  • Entender que la sobreviviente puede estar lidiando con una situación traumática, lo que puede llevarla a actuar de manera extraña o a mostrar algún sufrimiento físico. Asegurarse de contar con una persona capacitada para responder a situaciones de trauma.
  • Reconocer que la violencia nunca es culpa de la sobreviviente.
  • Usar la sensibilidad y centrarse en las necesidades de la sobreviviente.
  • Basarse en los pasos que la sobreviviente haya tomado y respetarlos.
  • Basarse en los pasos que la sobreviviente haya tomado y respetarlos.
Qué políticas y protocolos se necesitan
  • Privacidad: Un ambiente confidencial y seguro puede proteger a las sobrevivientes de sufrir más abusos y facilitar su capacidad de presentar una denuncia.
  • Referentes: Contar con una lista de profesionales, organizaciones y organismos de aplicación y cumplimiento de la ley a los cuáles poner en contacto con la sobreviviente para obtener ayuda legal, médica, técnica y de salud mental.
  • Formación: Toda persona que se encuentre en conversación con sobrevivientes tiene que estar al día con las TIC que se utilizan con fines de acoso, amenaza, monitoreo y localización de sobrevivientes, para poder evaluar los riesgos y beneficios de diversos dispositivos, herramientas y plataformas.
 
Qué cosas hay que evitar
  • Un proceso de entrevista desorganizado o repetido: Cada vez que una sobreviviente repite su historia, la revive y eso puede exacerbar el trauma. Agilizar el proceso de entrevista y registro de datos servirá para evitar esa situación.
  • Tratar a las sobrevivientes como si no fueran víctimas de abuso: Hay que tratar a las sobrevivientes de casos de violencia relacionada con la tecnología igual que a las víctimas de abuso en el mundo fuera de línea y ofrecerles un apoyo emocional adecuado.
  • Acusar a las víctimas: Las sobrevivientes pueden encontrarse con otras personas que minimizan su experiencia, o que las acusan de haber estado en situaciones de violencia por estar visibles en línea. Las mujeres tienen derecho a trabajar, jugar y ejercer sus opiniones en línea. Esto no puede usarse como “razón” para excusar la violencia.
Aplicación de la ley
Los funcionarios responsables de vigilar la aplicación de las leyes deben tener una formación completa en relación a todos los tipos de violencia relacionada con la tecnología y estar libres de juicios previos en cuanto al uso de la tecnología, a fin de poder atender mejor a la sobreviviente. Si bien la violencia relacionada con la tecnología puede parecer abstracta, los efectos pueden ser los mismos que los de la violencia fuera de línea, y la violencia digital puede llevar a la violencia física.
Mientras los organismos legales se actualizan en cuanto a tendencias de TIC, las autoridades deben desarrollar políticas y protocolos para responder a una variedad de tipos de violencia relacionada con la tecnología y encontrar formas de actuar a partir de las denuncias de las sobrevivientes. Muchas sobrevivientes han sido defraudadas por funcionarios de la ley que se negaron a tomar en serio sus denuncias, o no encontraron forma de actuar en respuesta a dichas acciones.
Proveedores de servicios para las sobrevivientes

Dado que es posible que las sobrevivientes traten de acceder a los proveedores de servicios a través del sitio web del proveedor, es importante que dichos sitios cuenten con información clara y concisa sobre salidas seguras. Las salidas seguras son botones de emergencia que las sobrevivientes pueden presionar para salir de un sitio en el caso de ser monitoreadas. Los sitios también tienen que tener información sobre cómo borrar las huellas digitales de una visita. Lo que encuentren las sobrevivientes en el sitio web puede ser lo que determine su decisión de entrar o no a dicho sitio para encontrarse con el proveedor en busca de ayuda.

Los proveedores deben saber cómo instruir a las sobrevivientes para un uso más seguro de las TIC. También se puede considerar la posibilidad de abrir grupos de apoyo específicamente para las sobrevivientes de violencia relacionada con la tecnología, de modo de poder conversar más detenidamente sobre estos asuntos. De lo contrario, es posible invitar a las sobrevivientes a los grupos de apoyo existentes y estar preparados/as para resolver dinámicas de violencia relacionada con la tecnología en todos los grupos.

Empleadores y agentes intermediarios
Crear un ambiente en el que los empleados y empleadas sientan que pueden pedir ayuda fácilmente si se sienten amenazados de alguna manera y puedan reconocer que los incidentes de violencia relacionada con la tecnología desbordan también hacia el mundo fuera de línea, incluso el lugar de trabajo. No actuar como si la sobreviviente fuera alguien que genera problemas en la oficina; es el perpetrador quién crea problemas y la sobreviviente debe contar con apoyo para ponerse a salvo.
Lamentablemente, los intermediarios (telecomunicaciones, proveedores de servicios de internet y otras plataformas a través de las cuales se dan casos de violencia) no tienen un buen registro cuando se trata de responder a las sobrevivientes, de modo que muchas usuarias ni siquiera se molestan en utlizar el mecanismo de denuncia que se les ofrece.

Los intermediarios deben utilizar una definición de violencia clara y detallada, informada por especialistas, para que empleados y empleadas (y los usuarios y usuarias) reconozcan la violencia y la nombren. No hay nada peor que responder a la denuncia de una sobreviviente que ignorando la realidad a la que se enfrenta. Todos los tipos de respuestas deben ser escritas, en consulta con especialistas o personas de recursos que entiendan la situación y sepan cómo hablar con las sobrevivientes.

Colegios y universidades/Centros de enseñanza primaria, secundaria y terciaria

Fomentar la comunicación abierta entre estudiantes y personal creando un ambiente cómodo y comprensivo. Ser proactivos/as y hablar con las estudiantes antes de que ocurra cualquier incidente. Considerar la posibilidad de incluir el tema de la violencia relacionada con la tecnología en los planes de estudio, las asambleas escolares u otras actividades.

Es importante que el personal, incluído el plantel docente, esté familiarizado con los dispositivos, las herramientas, plataformas y aplicaciones que más utiliza la población estudiantil para poder detectar problemas enseguida y saber cómo responder. Los y las menores ya cuentan con menos recursos que los adultos a la hora de resolver situaciones de violencia interpersonal y una actitud anti tecnologías o ignorante de las TIC podría hacer que los/as estudiantes no busquen ayuda en su centro de enseñanza.

Quilt

#dominemoslasTIC